Simone de Beauvoir: El legado de una escritora convertida en doodle de Google

Escribir es un oficio que se aprende escribiendo, decía Simone de Beauvoir, la escritora francesa que hoy habría cumplido 106 años de vida. La frase, una de las muchas sentencias para la reflexión que dejó la célebre escritora y filósofa francesa, me ha hecho pensar que casi todo, en la vida, se aprende haciéndolo. Se aprende SEO haciendo SEO, se aprende SEM haciendo SEM, se sabe qué funciona y qué no funciona en una newsletter tras mandar decenas de newsletters… En esta época de proliferación de másters y MBA, de postgrados y especializaciones máximas, donde se aprende de verdad es practicando, combinando errores y aciertos, equivocándose una y otra vez. Levantándose tras un error.

Decía Nolan Bushnell, uno de los pioneros de la industria de los videojuegos, que el emprendedor no es un soñador, sino un hacedor. Y de eso es también de lo que hablaba Simone de Beauvoir: no se aprende a escribir pensando en las musas, a la espera de la inspiración. No se aprende a emprender teniendo ideas, soñando con ponerlas en marcha, esperando no se sabe muy bien qué. Se aprende haciendo. Entre otras cosas, recuperando la cita de otro filósofo, esta vez de la antigua Grecia, Séneca, porque “muy pocos aciertan antes de errar”. Y no pasa nada: Los fracasos hacen más fuerte al que fracasa, lo que acercan hacia el éxito siempre que en el camino haya aprendido.

Exactamente igual que sucede con la escritura. ¿Cuántos de nosotros nos avergonzamos hoy del primer post que escribimos? No tenía el tono adecuado, no lo escribimos pensando en el lector sino en nosotros mismos, decía obviedades, era largo y denso, no tenía ritmo, parecía el capítulo de un libro o la carta al director de un periódico más que un post….

Pero fuimos aprendiendo. Y hoy, día en que el icono del existencialismo y de la lucha feminista del siglo XX abandona por un día las estanterías de las bibliotecas y los capítulos de los libros de filosofía para ser Trending Topic en Twitter y Doodle de Google, quizás sea un buen momento para homenajear a los que hacen, a los que actúan,  a los que, como buenos practicantes del existencialismo, creen que cada uno es responsable de sus actos. Y en función de esa responsabilidad actúan. Hacen.

CompartirTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someoneShare on LinkedIn

Deja un comentario